miércoles, 12 de enero de 2011

ser asperger, ser como los demás.

Yo soy asperger y no me escondo de ello.
Creo que en unos determinados aspectos de mi vida puedo tener mas dificultades que otras personas, como otras personas pueden tener dificultades en las que yo no las tenga.
Me cuesta mirar a la cara a las personas en la primera impresión, puedo volver a ver a una persona después de un tiempo y me puedo acordar de ella por como vestía o su tono de voz, pero no tanto el color de sus ojos y los rasgos de la cara.
Tengo que prestar mucha atención a como se expresa una persona, necesito que la información que pueda transmitirme sea clara y directa, me cuesta quizá un poco intuir su intención, pero gracias a tener mucha práctica en las relaciones sociales ya tengo bastante entrenada esa habilidad.
A la hora de conducir un vehículo, a la hora de hacer un trayecto mas o menos rutinario, tiendo a hacer el mismo recorrido incluso para buscar aparcar el vehículo.
Tiendo bastante a fijarme en cosas que otras personas no se fijan tanto, veo una película y en ocasiones pongo atención en los trenes, los barcos que aparecen, en el paisaje, en los modelos y marcas de vehículos o en vestimentas llamativas de los actores, mas que en el propio guión y trama.
Muchas otras características de algunos Asperger las he conseguido matizar, en cuestiones de habilidades sociales, en cuestiones de poder hablar de cualquier tema, lo domine o no lo domine, en estar en disposición de hacer amistades tratando de demostrar lo mejor de mi con la mente abierta pero con la prudencia que se merece. De hecho uno de los principales lemas que intento seguir en esta cuestión es: "AMIGOS QUIERO, QUIERO TODOS LOS SEAN NECESARIOS, PERO NUNCA A CUALQUIER PRECIO".
Este lema viene a significar que en las relaciones estoy dispuesto a entregar todo lo mejor de mi, que estoy dispuesto a ceder y a respetar, pero no estoy dispuesto a ser amigo de quién no me respete como soy, de quién intente burlarse, o de quién trate de obligarme a hacer algo que no quiero.
las personas con síndrome de Asperger ya hemos dicho que las habilidades sociales es algo que tenemos que aprender con un poco de ayuda de los demás, no las aprendemos de manera espontanea como algunas otras personas.
Los Asperger tendemos a no tener nada de malicia, a no ser vengativos, a no ser malos intencionadamente, a rápidamente pedir perdón si es que nos equivocamos, a no identificarnos con el papel de "demonio" o "malvado". Se podría decir que una pequeña dosis de malicia en nuestro carácter puede ser necesario en los tiempos que corren, en los que parece correr la idea del "TODO VALE" y que derribar con saña al adversario y quitar de en medio a quien sea para lograr un objetivo sea un valor en alza. Pero pienso que no todo es así, y que en este mundo si que hay cabida para la nobleza, la amabilidad o el compañerismo. Pienso que los valores positivos que podemos tener las personas con Asperger nos hace ser fuertes y con talento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario